¿Por qué es importante medir y cómo se mide el CAC o Costo de Adquisición de Cliente?

Algunos de los objetivos de marketing más comunes dentro de las empresas suelen estar relacionados directamente con los resultados comerciales. Es muy posible que cualquiera de las siguientes frases te suene familiar a la hora de revisar las metas que se han planteado para tu empresa, ¡préstales mucha atención!:

  • Ayudar al equipo comercial a conseguir más y mejores clientes.
  • Aumentar las ventas.
  • Conseguir más clientes con la estrategia de mercadeo.
  • Disminuir los “gastos” de mercadeo o publicidad sin que se reduzca el nivel de ventas.
  • Ser más eficientes con las inversiones en publicidad.

Si alguna de las frases anteriores se usa con frecuencia en tu compañía, seguramente tienes una estrategia de marketing enfocada específicamente en el logro de resultados comerciales, y es clave que midas correctamente su efectividad y eficiencia.

 

¿Qué es el CAC o Costo de Adquisición de Cliente?

A pesar de que su nombre resulta obvio, este indicador mide cuánto está invirtiendo tu empresa en promedio para conseguir cada nuevo cliente. 

 

¡Es fundamental que lo tengas en el radar!

 

¿Por qué es importante medir el Costo de Adquisición de Cliente?

Al tener claro cuánto está invirtiendo tu empresa para obtener cada nuevo cliente, y cómo está ejecutando dicho presupuesto, vas a poder:

  • Estimar presupuestos claros para la inversión en marketing y publicidad que sean acordes con las metas comerciales que se proponen para tu compañía.
  • Identificar oportunidades de mejora de la eficiencia de tus inversiones en marketing y publicidad orientadas a metas comerciales.

 

¿Cómo se mide el Costo de Adquisición de Clientes?

Para medir este indicador debes tener en cuenta las siguientes variables:

  1. Variables de inversión:
  • El monto ($) invertido en medios pagados.
  • El monto invertido en medios propios que han utilizado específicamente para conseguir nuevos clientes (vehículos, redes sociales, campañas de e-mail marketing, actualizaciones de sitio web, etc).
  • Los costos generados por la producción de la(s) campaña(s).
  • El costo efectivo que ha tenido el equipo que diseña, produce y ejecuta tus campañas (puede ser interno o puede ser una agencia).
  1. Variables comerciales:
  • Número total de clientes nuevos que obtuvo tu compañía.
  1. Lapso de tiempo:
  • Para todas las mediciones anteriores debes tener como referencia el mismo lapso de tiempo. Si vas a medir la efectividad de alguna campaña en particular es conveniente que agregues unos días de más al número de clientes obtenidos, pues los resultados de las campañas no suelen ser inmediatos en todas las industrias.

NOTA: Ten en cuenta que el periodo de tiempo debe estar asociado con el tiempo que toman en promedio tus clientes para efectuar su decisión de compra. Si tienes dudas respecto de cómo estimarlo programa una cita de diagnóstico gratuita con un experto aquí.

 

La fórmula que debes tener siempre a la mano para medir tu CAC es:

         

 

Además de lo expuesto hasta el momento, te recomendamos que evites establecer metas de forma directamente proporcional entre los esfuerzos (inversión) en publicidad con las ventas que esperas que logre tu compañía. Si bien la publicidad muchas veces se ejecuta con ese propósito, no es la única variable que afecta los resultados comerciales.  Para conocer mejor cómo establecer objetivos cuantificables y medir la efectividad de tu estrategia de comunicación, te recomendamos que leas Las claves de una estrategia de comunicación efectiva. Si prefieres obtener ayuda de un experto en marketing orientado a resultados, ¡estamos para ayudarte! Programa una cita con un especialista ahora.